martes, 2

Torrelavega. Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, 21:00h

Íliber Ensemble

 

Maria del Mar Blasco, violín

Javier Utrabo, violone y contrabajo

Aníbal Soriano, flauta de pico, laúd y guitarra barroca

Luis Vives, percusión

Darío Tamayo, clave, órgano y codirección musical

 

Todos los tonos y aires

Abigail R. Horro, voz, arpa, guzheng y morin juur

Rubén García Benito, flauta de pico, erhu, Sheng, dizi, xiao, canto mongol (khoomei) y codirección musical

 

 

El clave del emperador

 

 

PRIMERA PARTE: De Valdemoro a Pekín

 

Rodrigo de Ceballos (1525-1581)

Motete Exaltata es, Sancta Dei Genitrix (4 vv)

(Archivo de la Capilla Real de Granada, MS 3)

 

Anónimo (siglo XVII)

Villancico Minguillo, vamos a ver

Villancico Nueva empresa de Ignacio

(Biblioteca Nacional de España, M/1370-2)

 

Duarte Lobo (1564-1646)

Motete Pater peccavi (5 vv)

(Extraído del Liber Missarum III.V.VI et VIII vocibus; Amberes, 1621)

 

Anónimo (siglo XVI)

Gloria in excelsis Deo

(Extraído del Manuale chori secundum usum ordinis fratrum minorum de Pedro Navarro; Salamanca, 1586)

 

Anónimo (siglo XVIII)

Liangshan (Gloria)

(Extraído de Musique sacrée. Recueil des principales prières mises en musique chinoise, Shengyue jingpu de Josep-Marie Amiot; Pekín, 1779)

 

 

SEGUNDA PARTE: Las congregaciones de Pekín

 

Anónimo (siglo XVIII)

Sandixima (Sanctissima)

(Musique sacrée. Recueil des principales prières mises en musique chinoise, Shengyue jingpu de Joseph-Marie Amiot; Pekín, 1779)

 

 

Francisco Soto de Langa (1534-1619)

Il pietoso Giesù

Nell’apparir del sempiterno Sole

(Tempio armonico della Beatissima Vergine de Giovanni Giovenale Ancina; Roma, 1599)

 

 

TERCERA PARTE: Música, cosmos y hombre: teoría para el Emperador

 

¿Lelio Colista? (1620-1680)

Paradigmata

(Musurgia Universalis, VI de Athanasius Kircher; Roma, 1650)

 

Anónimo (siglo XVII)

Antidotum tarantulae

Tono hypodorio

(Magnes sive De Arte Magnetica, III de Athanasius Kircher; Roma, 1641)

 

 

CUARTA PARTE: Música para el Emperador

 

Teodorico Pedrini (1671-1746)

Sonata IV, op. 3 n.º 4

Grave

Cantabile

(Biblioteca Nacional de China, Catálogo de Beitang 3397)

 

Anónimo chino (siglo XVIII)

Divertissement chinois 3

Dao chun lai (La llegada de la primavera)

Xiao liangzhou (La pequeña isla hermosa)

Liuyejin (Borcado de hojas de sauce)

Bang zhuangtai (Junto al tocador)

Shiliuhua (La flor del granado)

Liuyejin [reprise]

(Divertissements chinois ou Concerts de musique chinoise, 3e cahier, Qunyinfangju yinyuepu de Joseph-Marie Amiot; Pekín, 1779)

 

Anónimo mongol (siglo XVIII)

Dahe qu (La gran armonía)

(Yuzhi lülü zhengyi houbian, 48; Pekín, 1746)

 

Anónimo mongol (siglo XVIII)

Youzi yin (Canción del viajero)

(Yuzhi lülü zhengyi houbian, 47; Pekín, 1746)

 

Jean-Philippe Rameau (1683-1764)

Les sauvages

(Nouvelles suites de pièces de clavecin; París, 1728)

 

 

Este programa es un homenaje, en el 450.º aniversario de su nacimiento, al jesuita español Diego de Pantoja (1571-1618), primer europeo que, junto con el italiano Matteo Ricci (1552-1610), entró al servicio de la corte china a principios del siglo XVII. Entre los varios obsequios ofrecidos al Emperador Wanli (1563-1620), sin duda el «muy buen monacordio» fue uno de los regalos que más impresionó a la Corte. Intrigado por el funcionamiento de tan ingenioso instrumento, el Emperador ordenó a cuatro de sus músicos aprender a tocarlo. Es Pantoja el encargado de enseñar por primera vez el arte de tañer un instrumento de tecla y la música europea en la corte imperial. Durante los diecisiete años que Pantoja vivió en la capital del Imperio Celeste, escribió en lengua nativa varios libros de diversa índole, desde la astronomía a la geografía, pasando por la filosofía. A su muerte en 1618, Diego de Pantoja dejó iniciada una importante labor que favoreció la posterior presencia de misioneros de toda Europa en la corte hasta finales del siglo XVIII.

 

Partiendo de su Valdemoro natal, el primer bloque del programa rastrea las fuentes relacionadas con la juventud Pantoja, pasando por su etapa de formación en Macao y finalizando con su llegada a Pekín. El segundo bloque muestra la actividad musical religiosa de las congregaciones de Pekín, gracias a la labor evangelizadora iniciada por Pantoja en la capital. Entre los archivos jesuíticos encontramos piezas coetáneas al jesuita español, que se unen a obras cristianas con texto y música china compuestas por conversos versados en música sacra.

 

El clave sin duda fue uno de los instrumentos destacados, que algunos misioneros posteriores, siguiendo el ejemplo de Pantoja, enseñaron a tocar al Emperador al que sirvieron. Uno de ellos fue el jesuita portugués Tomás Pereira (1645-1708) que, a petición del emperador Kangxi (1654-1722), escribió el primer tratado de teoría musical europea escrito en Asia en lengua china. Entre las fuentes jesuíticas, encontramos el Musurgia Universalis de Athanasius Kircher (1602-1680), auténtico bestseller de la época que Pereira probablemente utilizó como base para su tratado de teoría y guía para la construcción de órganos.

 

Los registros históricos contienen numerosas referencias a encuentros y veladas musicales en las que participaban músicos chinos y misioneros que tocaban según el gusto del Emperador. Con la unión de los dos primeros movimientos de la Sonata IV del lazarista italiano Teodorico Pedrini (1671-1746), perteneciente a la colección de sus doce sonatas para violín y continuo, único manuscrito de este tipo conservado en China, y una selección de las melodías chinas interpretadas en la corte compiladas por el jesuita francés Joseph-Marie Amiot (1718-1793), se ha querido recrear una suite que aúna ambos estilos en honor a estas veladas multiculturales.

 

En 1746, por encargo del emperador Qianlong (1711-1799), se editó una ampliación del tratado musical publicado bajo el reinado de su abuelo Kangxi. Un par de volúmenes compilan casi un centenar de piezas de la corte mongol, repertorio habitual de las reuniones diplomáticas con los nobles mongoles. Estas grandes celebraciones fueron tema de algunos cuadros del pintor jesuita Giuseppe Castiglione (1688-1766). Dos piezas de gran fuerza de este bello repertorio nos muestran el poder y la majestuosidad de la corte china.

 

Amiot nos relata su interpretación en la Corte de obras para clave de Jean-Philippe Rameau (1683-1764), como Les Sauvages, pieza que cierra el programa en recuerdo de la orquesta de cámara barroca del Emperador Qianlong, integrada por músicos chinos. Sirva esto como homenaje a este fascinante episodio multicultural, al que Diego de Pantoja contribuyó de manera excepcional.

Rubén García Benito

 

 

 

martes, 2

Torrelavega. Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, 21:00h

Íliber Ensemble

 

Maria del Mar Blasco, violín

Javier Utrabo, violone y contrabajo

Aníbal Soriano, flauta de pico, laúd y guitarra barroca

Luis Vives, percusión

Darío Tamayo, clave, órgano y codirección musical

 

Todos los tonos y aires

Abigail R. Horro, voz, arpa, guzheng y morin juur

Rubén García Benito, flauta de pico, erhu, Sheng, dizi, xiao, canto mongol (khoomei) y codirección musical

 

 

El clave del emperador

 

 

PRIMERA PARTE: De Valdemoro a Pekín

 

Rodrigo de Ceballos (1525-1581)

Motete Exaltata es, Sancta Dei Genitrix (4 vv)

(Archivo de la Capilla Real de Granada, MS 3)

 

Anónimo (siglo XVII)

Villancico Minguillo, vamos a ver

Villancico Nueva empresa de Ignacio

(Biblioteca Nacional de España, M/1370-2)

 

Duarte Lobo (1564-1646)

Motete Pater peccavi (5 vv)

(Extraído del Liber Missarum III.V.VI et VIII vocibus; Amberes, 1621)

 

Anónimo (siglo XVI)

Gloria in excelsis Deo

(Extraído del Manuale chori secundum usum ordinis fratrum minorum de Pedro Navarro; Salamanca, 1586)

 

Anónimo (siglo XVIII)

Liangshan (Gloria)

(Extraído de Musique sacrée. Recueil des principales prières mises en musique chinoise, Shengyue jingpu de Josep-Marie Amiot; Pekín, 1779)

 

 

SEGUNDA PARTE: Las congregaciones de Pekín

 

Anónimo (siglo XVIII)

Sandixima (Sanctissima)

(Musique sacrée. Recueil des principales prières mises en musique chinoise, Shengyue jingpu de Joseph-Marie Amiot; Pekín, 1779)

 

 

Francisco Soto de Langa (1534-1619)

Il pietoso Giesù

Nell’apparir del sempiterno Sole

(Tempio armonico della Beatissima Vergine de Giovanni Giovenale Ancina; Roma, 1599)

 

 

TERCERA PARTE: Música, cosmos y hombre: teoría para el Emperador

 

¿Lelio Colista? (1620-1680)

Paradigmata

(Musurgia Universalis, VI de Athanasius Kircher; Roma, 1650)

 

Anónimo (siglo XVII)

Antidotum tarantulae

Tono hypodorio

(Magnes sive De Arte Magnetica, III de Athanasius Kircher; Roma, 1641)

 

 

CUARTA PARTE: Música para el Emperador

 

Teodorico Pedrini (1671-1746)

Sonata IV, op. 3 n.º 4

Grave

Cantabile

(Biblioteca Nacional de China, Catálogo de Beitang 3397)

 

Anónimo chino (siglo XVIII)

Divertissement chinois 3

Dao chun lai (La llegada de la primavera)

Xiao liangzhou (La pequeña isla hermosa)

Liuyejin (Borcado de hojas de sauce)

Bang zhuangtai (Junto al tocador)

Shiliuhua (La flor del granado)

Liuyejin [reprise]

(Divertissements chinois ou Concerts de musique chinoise, 3e cahier, Qunyinfangju yinyuepu de Joseph-Marie Amiot; Pekín, 1779)

 

Anónimo mongol (siglo XVIII)

Dahe qu (La gran armonía)

(Yuzhi lülü zhengyi houbian, 48; Pekín, 1746)

 

Anónimo mongol (siglo XVIII)

Youzi yin (Canción del viajero)

(Yuzhi lülü zhengyi houbian, 47; Pekín, 1746)

 

Jean-Philippe Rameau (1683-1764)

Les sauvages

(Nouvelles suites de pièces de clavecin; París, 1728)

 

 

Este programa es un homenaje, en el 450.º aniversario de su nacimiento, al jesuita español Diego de Pantoja (1571-1618), primer europeo que, junto con el italiano Matteo Ricci (1552-1610), entró al servicio de la corte china a principios del siglo XVII. Entre los varios obsequios ofrecidos al Emperador Wanli (1563-1620), sin duda el «muy buen monacordio» fue uno de los regalos que más impresionó a la Corte. Intrigado por el funcionamiento de tan ingenioso instrumento, el Emperador ordenó a cuatro de sus músicos aprender a tocarlo. Es Pantoja el encargado de enseñar por primera vez el arte de tañer un instrumento de tecla y la música europea en la corte imperial. Durante los diecisiete años que Pantoja vivió en la capital del Imperio Celeste, escribió en lengua nativa varios libros de diversa índole, desde la astronomía a la geografía, pasando por la filosofía. A su muerte en 1618, Diego de Pantoja dejó iniciada una importante labor que favoreció la posterior presencia de misioneros de toda Europa en la corte hasta finales del siglo XVIII.

 

Partiendo de su Valdemoro natal, el primer bloque del programa rastrea las fuentes relacionadas con la juventud Pantoja, pasando por su etapa de formación en Macao y finalizando con su llegada a Pekín. El segundo bloque muestra la actividad musical religiosa de las congregaciones de Pekín, gracias a la labor evangelizadora iniciada por Pantoja en la capital. Entre los archivos jesuíticos encontramos piezas coetáneas al jesuita español, que se unen a obras cristianas con texto y música china compuestas por conversos versados en música sacra.

 

El clave sin duda fue uno de los instrumentos destacados, que algunos misioneros posteriores, siguiendo el ejemplo de Pantoja, enseñaron a tocar al Emperador al que sirvieron. Uno de ellos fue el jesuita portugués Tomás Pereira (1645-1708) que, a petición del emperador Kangxi (1654-1722), escribió el primer tratado de teoría musical europea escrito en Asia en lengua china. Entre las fuentes jesuíticas, encontramos el Musurgia Universalis de Athanasius Kircher (1602-1680), auténtico bestseller de la época que Pereira probablemente utilizó como base para su tratado de teoría y guía para la construcción de órganos.

 

Los registros históricos contienen numerosas referencias a encuentros y veladas musicales en las que participaban músicos chinos y misioneros que tocaban según el gusto del Emperador. Con la unión de los dos primeros movimientos de la Sonata IV del lazarista italiano Teodorico Pedrini (1671-1746), perteneciente a la colección de sus doce sonatas para violín y continuo, único manuscrito de este tipo conservado en China, y una selección de las melodías chinas interpretadas en la corte compiladas por el jesuita francés Joseph-Marie Amiot (1718-1793), se ha querido recrear una suite que aúna ambos estilos en honor a estas veladas multiculturales.

 

En 1746, por encargo del emperador Qianlong (1711-1799), se editó una ampliación del tratado musical publicado bajo el reinado de su abuelo Kangxi. Un par de volúmenes compilan casi un centenar de piezas de la corte mongol, repertorio habitual de las reuniones diplomáticas con los nobles mongoles. Estas grandes celebraciones fueron tema de algunos cuadros del pintor jesuita Giuseppe Castiglione (1688-1766). Dos piezas de gran fuerza de este bello repertorio nos muestran el poder y la majestuosidad de la corte china.

 

Amiot nos relata su interpretación en la Corte de obras para clave de Jean-Philippe Rameau (1683-1764), como Les Sauvages, pieza que cierra el programa en recuerdo de la orquesta de cámara barroca del Emperador Qianlong, integrada por músicos chinos. Sirva esto como homenaje a este fascinante episodio multicultural, al que Diego de Pantoja contribuyó de manera excepcional.

Rubén García Benito