jueves, 4

Laredo. Iglesia de Santa María de la Asunción, 20:00h

Eduardo Díaz Lorenzo, trompeta. Alberto Sáez puente, órgano

 

 

Ignacio María García González

  • Concierto cántabro para trompeta y órgano. Estreno absoluto

 

 

 

 

 

 

El Concierto para trompeta y órgano está estructurado en tres movimientos.

El  primer  movimiento (Allegro) está compuesto alrededor de una tonada de Valderredible que comienza diciendo “Buen Conde Fernán González” y que podría interpretarse como una relación de vasallaje. Muchos son los textos y las leyendas que giran en torno a esta figura legendaria. Después del tema principal, suena, a modo de cita el fragmento de un “Tiento de Batalla” del gran compositor y organista Juan
Bautista Cabanilles. Cabanilles fue organista principal de la catedral de Valencia. Sus tientos son la forma musical más representativa de su estilo y suponen el grueso de su obra, en los que intenta explorar todas las posibilidades del instrumento. Continúa el movimiento con una cadencia para trompeta, antes de la reexposición que enlaza con el tema principal para llegar a su fin.

El segundo movimiento (Lento - Largo) está compuesto sobre el tema “La lancha marinera”, propio de los cantos de Oriente, según la división realizada por D. Sixto de Córdoba. Esta tonada de tradición oral, representa el sentimiento y la poesía, una expresión melódica que se ve completada con el sentimiento de pesadumbre de la letra:

 

La lancha marinera la tengo de pasar,

la niña de la arena no la puedo olvidar.

No la puedo olvidar porque le tengo amor,
más quisiera morir que decirle que no.

El tercer y último movimiento (Allegro - Rondó) nos traslada de nuevo a los Valles Altos. El rondó es una forma musical que se basa en un tema principal que reaparece y se alterna con temas secundarios. Después de cada tema secundario, se vuelve al tema inicial que funciona como hilo conductor: Forma A-B-A-C-A.

En este caso “Ni soy de Reinosa, ni soy de Villacantid” será el tema principal (A) del movimiento, y actuará como tema recurrente después de cada tema secundario. El segundo tema (B) es la tonada “Al pasar por el puente de Piedras Luengas”, tradicional de Polaciones, interpretada en tempo lento. Volvemos al tema inicial (A) “Ni soy de Reinosa͙” que enlaza con un tercer y último, también lento, llamado “Madre, cuando voy a leña, se me olvidan los ramales” (C).

 

Madre, cuando voy a leña,

se me olvidan los ramales
no se me olvida una niña,
que habita en los arrabales.

 

Madre hoy hay romería,

deme usted cuarenta reales
para invitar a la niña,
la niña de mis pesares

Tengo de subir al árbol,
tengo de cortar la flor
y dársela a mi morena
que la ponga en el bacón.

Que la ponga en el balcón,
que la deje de poner,
tengo de subir al árbol
y una flor he de coger.

Mediante un puente musical, se enlaza finalmente con el Allegro inicial (“Ni soy de Reinosa͙”) con el que termina el concierto.

 

 

Desde que consiguió, a los 11 años de edad, el Primer Premio en el Concurso de Jóvenes Intérpretes de la Comunidad Canaria, de la mano de Pedro Pais Pérez, la carrera de Eduardo Díaz Lorenzo se ha ido enriqueciendo bajo la guía de profesores como Leopoldo Vidal, Pierre Thibaud, Vincent Penzarella, Luis González, César Asensi o Domingo Torrella.

Trabaja  habitualmente  como  profesor  invitado  en  la  formación  de  músicos  de orquestas jóvenes como la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid,  Joven Orquesta de Extremadura o la Joven Orquesta de Canarias.

Como intérprete de música de cámara, ha tocado numerosos conciertos con el quinteto Bessel Brass así como de solista con varias agrupaciones del panorama español.

Desde 2005 desarrolla su labor artística como Trompeta Solista en la Orquesta de la Comunidad de Madrid.

En 2008 recibe en su primera edición el premio Juventud Palmera por su destacada labor desde la infancia en el ámbito de la música.

Ha sido elegido por Ignacio Manuel García González, compositor residente de la Asociación para la Conservación de los Órganos de Cantabria ACOCA del 2019, para estrenar su concierto para trompeta y órgano en la ciudad de Santander.

Eduardo Díaz es artista Stomvi.

 

Alberto Sáez Puente inicia en el Conservatorio de su ciudad natal sus estudios musicales de saxofón, finalizando esta especialidad con los profesores Félix Gainza y Josetxo Silguero en el Conservatorio de Música de Vitoria Jesús Guridi. Allí comienza la carrera de piano que culminó con las máximas calificaciones de la mano de los profesores Luis  García Beltrán de Guevara y Ángela Vilagrán, ampliando seguidamente su trabajo pianístico con A. Billet, A. Nieto, A. García Urcola o J. Pérez de Azpeitia.

En el Conservatorio de Música Francisco Escudero de San Sebastián finaliza sus estudios profesionales en las especialidades de órgano y clave con la  catedrática Loreto Fernández Imaz. En el Centro Superior de Música del País Vasco “Musikene” obtiene la Licenciatura en Dirección de Orquesta, con el maestro García Asensio.
Realiza los estudios superiores de órgano con Esteban Landart y con Saskia Roures enel Conservatorio Superior de Música de Aragón donde obtiene la máxima calificación y felicitación del jurado. En el mismo centro de estudios, realiza Estudios de Postgrado con M. Bouvard y M. Radulescu.

Seguro concertista, tanto como  pianista  solista  y  acompañante  de  destacadas figuras del canto, clavecinista y organista, es integrante de importantes ciclos de conciertos en los templos y escenarios más relevantes de España, Francia, Rumanía y Portugal. Es miembro del claustro de profesores del Curso Nacional de Organistas Litúrgicos de Valladolid homologado por la Universidad Pontificia de Comillas.

En la actualidad es docente en Cantabria, director titular del Coro Sinfónico de Álava, del Coro Urmaiz y repertorista de la Sociedad Coral de Bilbao.

Ignacio García González realiza sus estudios de piano en el Conservatorio Superior de Música Juan Crisóstomo Arriaga de Bilbao y armonía, contrapunto y órgano en el Real Conservatorio de Música y Declamación de Madrid.

Actualmente es el organista de la Iglesia del Carmen y ocasionalmente de la Iglesia de Santa Lucía de Santander, Cantabria.

En su trayectoria como docente, ha sido profesor de Música en el Colegio Menesiano de Reinosa (Cantabria) y profesor del Departamento de Educación -Área de Música-
de la Universidad de Cantabria de 1980 a 2009.

Como organista ha actuado en diferentes iglesias de la provincia de Cantabria como Santo Toribio de Liébana, Santa María de los Ángeles en San Vicente de la Barquera, Renedo de Piélagos, Cripta del Santo Cristo de la Catedral de Santander, Iglesia de San Francisco, Santa Lucía así como en Borgo Velino en Rieti (Italia) y Rumania. Además, ha sido subdirector del Orfeón Cántabro.

jueves, 4

Laredo. Iglesia de Santa María de la Asunción, 20:00h

Eduardo Díaz Lorenzo, trompeta. Alberto Sáez puente, órgano

 

 

Ignacio María García González

  • Concierto cántabro para trompeta y órgano. Estreno absoluto

 

 

 

 

 

 

El Concierto para trompeta y órgano está estructurado en tres movimientos.

El  primer  movimiento (Allegro) está compuesto alrededor de una tonada de Valderredible que comienza diciendo “Buen Conde Fernán González” y que podría interpretarse como una relación de vasallaje. Muchos son los textos y las leyendas que giran en torno a esta figura legendaria. Después del tema principal, suena, a modo de cita el fragmento de un “Tiento de Batalla” del gran compositor y organista Juan
Bautista Cabanilles. Cabanilles fue organista principal de la catedral de Valencia. Sus tientos son la forma musical más representativa de su estilo y suponen el grueso de su obra, en los que intenta explorar todas las posibilidades del instrumento. Continúa el movimiento con una cadencia para trompeta, antes de la reexposición que enlaza con el tema principal para llegar a su fin.

El segundo movimiento (Lento - Largo) está compuesto sobre el tema “La lancha marinera”, propio de los cantos de Oriente, según la división realizada por D. Sixto de Córdoba. Esta tonada de tradición oral, representa el sentimiento y la poesía, una expresión melódica que se ve completada con el sentimiento de pesadumbre de la letra:

 

La lancha marinera la tengo de pasar,

la niña de la arena no la puedo olvidar.

No la puedo olvidar porque le tengo amor,
más quisiera morir que decirle que no.

El tercer y último movimiento (Allegro - Rondó) nos traslada de nuevo a los Valles Altos. El rondó es una forma musical que se basa en un tema principal que reaparece y se alterna con temas secundarios. Después de cada tema secundario, se vuelve al tema inicial que funciona como hilo conductor: Forma A-B-A-C-A.

En este caso “Ni soy de Reinosa, ni soy de Villacantid” será el tema principal (A) del movimiento, y actuará como tema recurrente después de cada tema secundario. El segundo tema (B) es la tonada “Al pasar por el puente de Piedras Luengas”, tradicional de Polaciones, interpretada en tempo lento. Volvemos al tema inicial (A) “Ni soy de Reinosa͙” que enlaza con un tercer y último, también lento, llamado “Madre, cuando voy a leña, se me olvidan los ramales” (C).

 

Madre, cuando voy a leña,

se me olvidan los ramales
no se me olvida una niña,
que habita en los arrabales.

 

Madre hoy hay romería,

deme usted cuarenta reales
para invitar a la niña,
la niña de mis pesares

Tengo de subir al árbol,
tengo de cortar la flor
y dársela a mi morena
que la ponga en el bacón.

Que la ponga en el balcón,
que la deje de poner,
tengo de subir al árbol
y una flor he de coger.

Mediante un puente musical, se enlaza finalmente con el Allegro inicial (“Ni soy de Reinosa͙”) con el que termina el concierto.

 

 

Desde que consiguió, a los 11 años de edad, el Primer Premio en el Concurso de Jóvenes Intérpretes de la Comunidad Canaria, de la mano de Pedro Pais Pérez, la carrera de Eduardo Díaz Lorenzo se ha ido enriqueciendo bajo la guía de profesores como Leopoldo Vidal, Pierre Thibaud, Vincent Penzarella, Luis González, César Asensi o Domingo Torrella.

Trabaja  habitualmente  como  profesor  invitado  en  la  formación  de  músicos  de orquestas jóvenes como la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid,  Joven Orquesta de Extremadura o la Joven Orquesta de Canarias.

Como intérprete de música de cámara, ha tocado numerosos conciertos con el quinteto Bessel Brass así como de solista con varias agrupaciones del panorama español.

Desde 2005 desarrolla su labor artística como Trompeta Solista en la Orquesta de la Comunidad de Madrid.

En 2008 recibe en su primera edición el premio Juventud Palmera por su destacada labor desde la infancia en el ámbito de la música.

Ha sido elegido por Ignacio Manuel García González, compositor residente de la Asociación para la Conservación de los Órganos de Cantabria ACOCA del 2019, para estrenar su concierto para trompeta y órgano en la ciudad de Santander.

Eduardo Díaz es artista Stomvi.

 

Alberto Sáez Puente inicia en el Conservatorio de su ciudad natal sus estudios musicales de saxofón, finalizando esta especialidad con los profesores Félix Gainza y Josetxo Silguero en el Conservatorio de Música de Vitoria Jesús Guridi. Allí comienza la carrera de piano que culminó con las máximas calificaciones de la mano de los profesores Luis  García Beltrán de Guevara y Ángela Vilagrán, ampliando seguidamente su trabajo pianístico con A. Billet, A. Nieto, A. García Urcola o J. Pérez de Azpeitia.

En el Conservatorio de Música Francisco Escudero de San Sebastián finaliza sus estudios profesionales en las especialidades de órgano y clave con la  catedrática Loreto Fernández Imaz. En el Centro Superior de Música del País Vasco “Musikene” obtiene la Licenciatura en Dirección de Orquesta, con el maestro García Asensio.
Realiza los estudios superiores de órgano con Esteban Landart y con Saskia Roures enel Conservatorio Superior de Música de Aragón donde obtiene la máxima calificación y felicitación del jurado. En el mismo centro de estudios, realiza Estudios de Postgrado con M. Bouvard y M. Radulescu.

Seguro concertista, tanto como  pianista  solista  y  acompañante  de  destacadas figuras del canto, clavecinista y organista, es integrante de importantes ciclos de conciertos en los templos y escenarios más relevantes de España, Francia, Rumanía y Portugal. Es miembro del claustro de profesores del Curso Nacional de Organistas Litúrgicos de Valladolid homologado por la Universidad Pontificia de Comillas.

En la actualidad es docente en Cantabria, director titular del Coro Sinfónico de Álava, del Coro Urmaiz y repertorista de la Sociedad Coral de Bilbao.

Ignacio García González realiza sus estudios de piano en el Conservatorio Superior de Música Juan Crisóstomo Arriaga de Bilbao y armonía, contrapunto y órgano en el Real Conservatorio de Música y Declamación de Madrid.

Actualmente es el organista de la Iglesia del Carmen y ocasionalmente de la Iglesia de Santa Lucía de Santander, Cantabria.

En su trayectoria como docente, ha sido profesor de Música en el Colegio Menesiano de Reinosa (Cantabria) y profesor del Departamento de Educación -Área de Música-
de la Universidad de Cantabria de 1980 a 2009.

Como organista ha actuado en diferentes iglesias de la provincia de Cantabria como Santo Toribio de Liébana, Santa María de los Ángeles en San Vicente de la Barquera, Renedo de Piélagos, Cripta del Santo Cristo de la Catedral de Santander, Iglesia de San Francisco, Santa Lucía así como en Borgo Velino en Rieti (Italia) y Rumania. Además, ha sido subdirector del Orfeón Cántabro.